47- En el bosque

Swamiji prosiguió su viaje y llegó a Radakunda. Allí, en un estanque, lavó su taparrabos. Lo dejó en la orilla para que se secara y se tiró al agua.¡Qué quietud! ...mmm,  ¡nada de eso!, porque mientras se bañaba apareció un mono que, en dos manotazos, se robó la ropa y desapareció ¡tan rápido como había llegado!¡ Un disgusto! 
Swamiji, muy enojado, se internó en el bosque. Pero un hombre que pasaba por allí,y había visto todo, decidió ayudarlo. Se fue y volvió con un trozo de tela para un nuevo taparrabos y algo de comer. 
El Swami, ya más tranquilo, le agradeció y volvió al estanque.¡Qué gran sorpresa lo esperaba! ¡el taparrabos desaparecido estaba otra vez donde él lo había dejado!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada