30.- El consuelo de Naren

La terrible escena que les contamos antes entre Naren y su maestro fue escuchada por el director del Instituto, el señor Vidyasagar. Naren, llorando amargamente, le contó lo sucedido y, recogiendo sus libros, dijo que no volvería nunca más a esa escuela. El señor Vidyasagar lo llevó a su despacho y lo consoló. 

Cuando la mamá de Naren se enteró del mal trato que había recibido su hijo, desesperada, le pidió que no volviera, pero él, al día siguiente, concurrió a clase como si nada hubiese ocurrido. Las heridas en las orejas tardaron bastante tiempo en curarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada